Our Store:

The Bagel Barn:
Our store is located only a few meters from central park (Parque Central) at 5a calle Poniente #2. You'll be able to put your feet up and feel like home. We provide you with Wifi Internet, magazines, movie showings, travel reference guides and of course our area of bagels, coffees and healthy smoothies. ( from Piña Colada to Casablanca!), kombucha, te chai, Maya Nut products etc. We speak French, Spanish and some English to give you tips if you need.

Bakery:
Our bakery is also located in Antigua. We bake our own bagels fresh, every morning at 6:30am. Our fresh bagels reach the store by 8am in a variety of flavors: Plain, Jalapeño-Cheddar, Sweet Pepper-Cilantro, Oregano, All-grain, Onion, Garlic, Crispy Cheddar, Poppyseed, Cinna-Raisin, Sesame. Our last healthy one is made of Maya Nut. We welcome new ideas!

Our Staff:

Isabel:
Me llamo Isabel y tengo 29 años. Estoy casada y tengo tres hijos de 7, 9 y 11 años. Vivimos todos con mis papas en la Aldea La Guardania El Hato. Cuando mis hijos eran chiquitos, mi esposo nos abandonó y me quedé sola sin recursos para mantener a mi familia. En ese momento, encontré el Proyecto Familia De Esperanza que me ayudó. Unos meses después, mi esposo regresó a casa y yo me pusé a buscar un trabajo a traves del Proyecto. Es asi que desde hace tres años estoy en el Bagel Barn. Mucho en mi vida ha cambiado desde entonces. Con mi salario fijo he podido hacer un prestamo al banco para construir unos cuartos mas y mejorar mi casa. ¡Que mis hijos tengan lo que yo no tuvé ha sido mi sueño mas grande! Me compré tambien una moto para facilitarme el transporte a mi trabajo.

Nunca me imaginé trabajar en un restaurante y ahora estoy agradecida por haber podido aprender muchas cosas: cocinar, hacer panes, pasteles, tener contacto con los clientes, manejar la caja. Mis jefes me han dado la oportunidad de superarme y han puesto en mi mucha confiancia. Cada vez que ya no queria trabajar por mis problemas en la casa, me han empujado a seguir adelante porque soy muy importante por el futuro de mis hijos. Es agradable trabajar en un ambiente donde siento apoyo. Espero no desfraudarlos!

Mirna:
Me llamo Mirna, tengo 22 años y vivo en San Gaspar Vivar. En las mañanas me toca caminar 45 minutos para llegar a mi trabajo porque no hay siempre buses temprano. En la casa, somos once personas: mis papas, mis ocho hermanitos (¡un verdadero ejercito!) y yo. Soy la mayor y la unica de la familia que tiene un trabajo fijo desde mayo 2009 en el Bagel Barn gracias al Proyecto Familia De Esperanza.

Desde los doce años empezé a hacer pequeños trabajos para ayudar a toda mi familia y hoy la mantengo totalmente: pagar luz, agua, comida, vestuario, estudios y material escolar de mis hermanos etc. Trato de ahorrar un poco de dinero cada mes para mi porque me gustaria comprarme una moto e inscribirme en un curso de ingles el proximo año.

El Bagel Barn siempre ayuda a sus empleadas en sus estudios arreglando sus horarios. La educación es su prioridad. Como hay dos turnos de trabajo, nos permiten tambien tener espacios libres para pasar tiempo o en las mañanas o en las tardes con nuestras familias. Mis jefes nos prestan atención y siempre buscan soluciones para ayudar o apoyar a una empleada en un momento dado.

Maria Luisa:
Me llamo Maria Luisa. Tengo 31 años y vivo en una pequeña aldea cerca del Calvario, San Cristobal El Bajo. Hace tres años me separé de mi esposo y me quedé sola con mis cinco hijos (entre 5 y 15 años). Mi esposo no me ayuda para nada en mantener a mi grande familia.

A traves del Proyecto Familia De Esperanza encontré mi trabajo en el Bagel Barn hace seis años! Gracias al dinero fijo que gano y al Proyecto, he podido sacar adelante a mis hijos y construir mi casa de concreto. Pero nuestra vida no es facil para nada todos los dias! Ademas mi casa esta construida en un lugar peligroso cuando esta lloviendo mucho. Hay muchos derrumbes en mi barrio.

Mis jefes son buenas personas porque cada vez que necesito ayuda, me dan un apoyo moral y según la situación tambien economico. En mi caso es muy importante tener un trabajo estable y me esfuerzo para guardarlo. Me encanta llegar al restaurante donde me llevo bien con mis compañeras-amigas.

Miriam:
En mi casa en San Pedro Las Huertas vivo con mis papas y mis seis hermanos. Soy la segunda y tengo 22 años. Me llamo Miriam. Mi mamá es ama de casa y mi papa es albañil. Cada uno de los hijos que trabaja tiene que colaborar económicamente en la renta de la casa. Estoy en el Bagel Barn desde hace dos años. Es el Proyecto Familia De Esperanza que me dijó un dia que ellos estaban buscando a unas personas necesitadas para trabajar como mecera y cocinera.

Gracias a mi trabajo aquí he podido comprarme una moto y otras cosas que yo queria. En adelante me gustaria tomar un curso de ingles y de computación para superarme. Espero tambien poder seguir remodulando nuestra casa.

Me gusta trabajar en el Bagel Barn por el buen ambiente entre mis compañeras y por la flexibilidad de los horarios que me permite pasar mas tiempo con mi mama que ayudo bastante.

Eloiza:
Eloiza, soy de Salama. Cuando tenia 16 años mis papas me mandaron a la Antigua para estudiar. Como perdí mi primer año de estudio, tuve que encontrar un trabajo. Asi empezé como mesera en diferentes restaurantes antes de quedarme en el Bagel Barn.

Me casé y tuve a tres hijos. Desafortunadamente me separé y tuve que mandar a mis hijos con mis papas durante cinco años. Les mandada dinero para sus estudios. Pero hoy, gracias a Dios, los tengo de nuevo conmigo y vivimos en La Guardania El Hato en un cuarto comodo de madera y concreto que construí gracias a mi trabajo estable. Puedo tambien ayudar a mi madre que esta enferma y necesita medicinas.

He recibido muchos beneficios del Bagel Barn durante siete años. El dia que tuve que operarme de emergencia, la empresa me dio el 80% del pago de la operación y me apoyó mucho moralmente. Quiero agradecer a Gregorio y a Isabelle porque siempre nos han respetado a mi y a mis compañeras y han sido solidarios con todas nosotras!

Gladys:
Me llamo Gladys. Soy madre soltera y vivo en la Guardianía El Hato con mis cuatro hijos de 17, 15, 13 y 10 años. El papá de mis hijos se fue de la casa cuando el ultimo tenia 9 meses. Pues desde entonces soy la única que se encarga totalmente de la familia. El les regala dinero o cosas solo de vez en cuando pero a mi nunca me ha dado una contribución regular para la educación de nuestros hijos. Quisiera que mi hijo mayor estudiara y trabajara para ayudarme pero el no quiere. La situación se vuelve difícil.

Antes de llegar al Bagel Barn hace 2 años, he tenido diferentes experiencias laborales en restaurantes. Sin embargo en aquel tiempo nunca había podido superarme tan bien como ahora. Gracias a mi salario regular, mis prestaciones siempre dados a tiempo y los 10% de la propina que nos compartimos todas las chicas una vez por mes, he podido mejorar nuestra vida: circular el terreno que heredé de mi papa, pagar su escritura, arreglar mi casa, dar a mis hijos no el lujo sino por lo menos lo necesario en lo que es comida y comodidad. El proyecto Familia de Esperanza también nos ha apoyado mucho al nivel de la educación (útiles escolares, uniformes).

Quiero agradecer al Bagel Barn por la oportunidad de dar un trabajo a madres solteras de muy pocos recursos. Me recuerdo que en el otro lugar donde trabajaba los cocineros no recibían propina. Los dueños hacían diferencias entre los empleados. Aquí todos somos iguales y valorizan el trabajo de cada uno. La propina es una gran ayuda para mí.